Saltar al contenido
GDPR PDF

Privacidad en Internet

enero 26, 2020

Se entiende por privacidad todo aquello que tiene lugar en un entorno limitado; donde no todo el mundo tiene la posibilidad de acceder y solo hay cabida para un reducido número de personas. En el ámbito de la Internet alude al control que determinada persona suele ejercer sobre su información de carácter personal, limitando así la cantidad de personas con autorización para acceder a ella. En este contexto, se incluyen además de  datos personales, documentos, fotografías, vídeos, etc.

Ahora bien, tratándose que Internet tiene un altísimo poder de penetración en una también muy alta área de influencia, al permitir en conjunto con otras herramientas tecnológicas, la interacción entre dos o más personas; como es el caso de todas las redes sociales; facebook, instagram, twitter, entre otras, donde la gente suele plasmar públicamente noticias, fotografías, sentimientos, ideas u opiniones, debe tenerse especial cuidado en resguardar parte de su privacidad. 

Precisamente la privacidad en internet radica en el control de la información por parte de un determinado usuario que al  conectarse a la red e interactuar con los diversos servicios online, intercambia datos muchas veces de carácter personal, durante el proceso de navegación. Tiene repercusión en  el derecho a la privacidad de una persona en relación con la reutilización y almacenamiento de la información, la exhibición de ésta a través de internet y el hecho de proveerla  a terceros. Cabe destacar que la privacidad en Internet forma parte del subconjunto de la privacidad de los datos, situación ésta que ha preocupado a más de uno desde el comienzo del uso compartido de computadoras a gran escala. 

En otro orden de ideas, si bien el uso de internet forma parte de la interacción social normal que ocurre en la actualidad, es necesario tomar en cuenta que se trata de  un espacio abierto al mundo, de modo que, cualquier acción cometida puede tener un impacto global y permanente. En este sentido, alguna publicación de la cual alguien pueda arrepentirse; una fotografía u opinión, por ejemplo además de  ser susceptible de visualización por parte de millones de usuarios, también será prácticamente imposible de borrar en forma absoluta de la red. 

De igual forma, también podría derivar en riesgos, la publicación de datos susceptibles de identificar a una persona, tales como: teléfonos, dirección, lugar de estudio o trabajo, nivel de ingresos, entre otros. La situación se complica cuando se posee una gran lista de amigos a quienes no se conocen personalmente. Es de suma importancia entonces, previo a cualquier publicación, que cada persona se detenga a pensar en las consecuencias que puede acarrear la divulgación de información sensible en sitios públicos, cuando no se tiene la potestad de ejercer el control directo sobre la misma. Se hace imperativo, por tanto, debido al gran alcance y radio de acción de la Internet, comprender qué es la privacidad y cómo poder aplicarla adecuadamente.

Amenazas que afectan la privacidad

Rastreo  

Las conexiones a internet al igual que las redes telefónicas en las cuales todos los usuarios tienen un número que los identifica, también proveen al usuario con un identificador conocido como dirección IP. Si bien es cierto que se puede bloquear el identificador de llamada, el operador de telefonía está en la obligación que divulgar su información bajo órdenes judiciales. Lo mismo ocurre  con los proveedores del servicio de internet; del inglés; ISP Internet Service Provider,) deben estar prestos a colaborar con las autoridades cuando se trate de razones de tipo legal. Por lo tanto, no hay un 100% de confiabilidad en relación con la privacidad de los datos de los internautas.

Existe sin embargo, un mecanismo para evitar que la página web que se ha visitado pueda rastrear la identidad en la vida real, o más simple, que sea capaz de elaborar a largo plazo un perfil con los datos de algún usuario. Se trata de un proxy, un servidor que tiene la particularidad de enviar una solicitud web, absteniéndose de revelar la dirección IP. Sin embargo, el uso de un proxy es comparable con la suscripción a una revista usando una casilla de correo postal, cuya dirección debe ser susceptible de verificación y registro por parte de las autoridades competentes en materia legal en los Estados Unidos, de tal manera que dependiendo del usuario y de la ubicación del proxy, la protección no está garantizada.

Observadores intermedios

Previo a su destino final, los paquetes de datos suelen pasar a través de muchos puntos. Salvo que la conexión sea cifrada en su totalidad, usando el protocolo HTTPS común en tareas bancarias, cualquier usuario que se ubique en medio podría acceder a las páginas que otro operador utiliza junto con su dirección IP, inclusive si se estuviere utilizando un proxy. En este sentido, un adversario cualquiera puede fácilmente  detectar palabras clave e identificar a su enemigo.

Espionaje 

Cualquier usuario podría ser víctima al azar de infección por spyware, o alguien podría insertar software modificado o algún dispositivo con la intención de espiar el trabajo que otra persona está realizando. En cualquiera de los dos casos, es tan dañino como que el ISP se convierta en enemigo, al monitorear el tráfico de internet.

Retención de datos

Existe una normativa a nivel de muchos países alrededor del mundo que obliga a los operadores de internet a almacenar los registros de los servidores por un lapso de seis meses a dos años, de esta forma a través de la correlación de estos registros  después de los hechos y por disposición judicial, las autoridades podrían determinar con quién y cuando se habló, e inclusive si se ha utilizado una cadena de proxies. Esto genera otro nivel de riesgo por cuanto se conoce que tanto los bancos como los gobiernos tienen fugas de datos personales con regularidad.

Sin embargo, a través del almacenamiento de estos registros es factible detectar en la red actos delictuales; tal es el caso de la pornografía infantil y  la distribución ilegal de contenidos protegidos por derechos de autor.

Análisis de tráfico

Cualquier usuario ingenioso que tenga  la capacidad de observar el tráfico en muchos puntos de internet puede poner en peligro el anonimato de otros. En el caso del tráfico de baja latencia, tal como suele ocurrir con la publicación en un tablón de mensajes, si un usuario mal intencionado puede observar el tráfico en los sitios web de tablones de mensajes, y acceder a los ISP de otros usuarios, perfectamente puede determinar la identidad de estos y sus datos, al correlacionar el tiempo de tráfico web. 

Las redes sociales y la privacidad en internet

Tras la llegada de la versión 2.0 a la Web, ha surgido una notable preocupación por la privacidad en internet, toda vez que dicha versión favorece el intercambio participativo de información y la colaboración, en todos los sitios web relacionados con el uso compartido de redes sociales; a saber, FacebookInstagramTwitter y MySpace.

El auge de los mismos, en términos de popularidad a partir de finales de la década del 2000 ha traído como consecuencia la divulgación de información personal en Internet, a la cual puede accederse fácilmente mediante técnicas de ingeniería social. Precisamente, esto se ha convertido en tema de discusión, el hecho de determinar a quién se atribuye la responsabilidad de recopilar y distribuir ese tipo de información. 

En este sentido,  suele culparse a las redes sociales siendo que a través de ellas se almacena y procesa gran cantidad de datos e información, pero también se afirma que los usuarios son los responsables del problema, ya que son ellos quienes  proporcionan la información en primera instancia. En cualquier caso, y en aras de resguardar la información de carácter confidencial que muchas veces y por razones de fuerza mayor, debe ser compartida, se sugiere tomar previsiones al momento de intercambiar información en cualquier sitio web. 

Tips para preservar la privacidad

  • Abstenerse de utilizar la identidad verdadera mientras se está conectado  a la web, salvo en aquellos casos donde sea imperativo hacerlo.
  • Instalar un cortafuegos para  evitar el acceso de cualquier usuario a una PC determinada   así como también el uso de un troyano susceptible de apropiarse indebidamente  de información confidencial, como claves, tarjetas de crédito o débito, entre otros.
  • Instalar un antivirus capaz de  detectar spyware, o en su defecto  un firewall que sea capaz de bloquear  troyanos y spyware en su intención de conectarse y compartir información confidencial.
  • Instalar un antispyware que contribuya a eliminar el spyware que haya podido acceder a través de distintas páginas.
  • Actualizar constantemente el navegador o navegadores web actualizados.
  • En la medida de lo posible, mantener actualizado el sistema operativo
  • Abstenerse de acceder a páginas web sospechosas de robar contraseñas o de enviar virus o spyware al PC.
  • Al momento de enviar un correo electrónico a varios contactos, debe utilizarse la opción CCO; correo oculto, de modo que no se muestren los contactos y pueda preservarse la privacidad. 
  • Evitar transacciones comerciales en páginas web que no seguras, las seguras están identificadas con una «s» después del http